Recursos

Conteo en preescolar

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 EstrellasCargando...

“El proceso de contar, visto desde el punto de vista de un niño, difiere completamente del proceso que tiene en mente el adulto. Para un niño, no hay razón por la que el cinco debe ir antes que el seis. Para el niño, es importante usar números al contar, pero no le asignan especial importancia a la secuencia de éstos. Para los más pequeños, contar “uno, dos, tres, cinco, siete, diez” es perfectamente aceptable. Asimismo, contar “uno, dos, tres, zapato, cabeza, roca” les parece ridículo y no lo consideran contar.

Es sólo a través de la repetición y la práctica que el niño ordena y aprende el orden arbitrario de palabras de la secuencia numérica. No hay nada que entender aquí; el orden de conteo debe ser memorizado. Hasta que el niño haya memorizado este orden será incapaz de contar objetos.

¿Qué se necesita para contar hacia adelante?
El punto de partida para el desarrollo de número es contar. Pero esto que nos parece tan natural a los adultos no parece ser tan sencillo para un niño.
Dos investigadores, Teresinha Nunez y Peter Bryant –una brasileña y un inglés- han estudiado por largo tiempo qué saben los niños acerca del número y qué necesita un niño para contar. En particular ellos describen los tres principios que un niño debe seguir para contar correctamente:

1. Contar siempre en una secuencia fija (principio de orden constante)
El niño debe aprender la secuencia numérica para contar correctamente. De no hacerlo, el mismo grupo de objetos puede contarse “uno, dos, tres, cinco, siete” o bien “uno, dos, tres, cuatro, ocho”. Esto da un resultado diferente cada vez, lo que no corresponde al número total de objetos.

2. Contar cada objeto una y sólo una vez (principio de correspondencia)
Ahora bien, si el niño sabe la secuencia pero cuenta algún objeto dos veces o si se salta alguno, no obtendrá el total correcto. Esto, porque a cada objeto debe corresponderle un número. Para esto debe aprender la estrategia de contar separando, lo que evita contar objetos dos veces o saltarse alguno.

3. Entender que el número final representa el total de objetos contados (principio de cardinalidad)
Cuando el niño cuenta el grupo de objetos y se le pregunta ¿Cuántos hay? debe saber que el último número dicho  corresponde al total de objetos. Si el niño vuelve a contarlos, todavía no maneja este principio. Esta noción de cardinalidad es la que más cuesta y la que luego le permitirá contar más rápido dos grupos de objetos al seguir contando desde el número mayor.

 

 

 

 

 

*Si quieres conocer más de este y otros contenidos revisa la oferta de los Cursos Astoreca

Deja una respuesta