Por favor, espere...

Recursos

Colegios Astoreca

Conteo en preescolar

Cargando...
Introducción

“El proceso de contar, visto desde el punto de vista de un niño, difiere completamente del proceso que tiene en mente el adulto. Para un niño, no hay razón por la que el cinco debe ir antes que el seis. Para el niño, es importante usar números al contar, pero no le asignan especial importancia a la secuencia de éstos. Para los más pequeños, contar “uno, dos, tres, cinco, siete, diez” es perfectamente aceptable. Asimismo, contar “uno, dos, tres, zapato, cabeza, roca” les parece ridículo y no lo consideran contar.

Es sólo a través de la repetición y la práctica que el niño ordena y aprende el orden arbitrario de palabras de la secuencia numérica. No hay nada que entender aquí; el orden de conteo debe ser memorizado. Hasta que el niño haya memorizado este orden será incapaz de contar objetos.

¿Qué se necesita para contar hacia adelante?
El punto de partida para el desarrollo de número es contar. Pero esto que nos parece tan natural a los adultos no parece ser tan sencillo para un niño.
Dos investigadores, Teresinha Nunez y Peter Bryant –una brasileña y un inglés- han estudiado por largo tiempo qué saben los niños acerca del número y qué necesita un niño para contar. En particular ellos describen los tres principios que un niño debe seguir para contar correctamente:

1. Contar siempre en una secuencia fija (principio de orden constante)
El niño debe aprender la secuencia numérica para contar correctamente. De no hacerlo, el mismo grupo de objetos puede contarse “uno, dos, tres, cinco, siete” o bien “uno, dos, tres, cuatro, ocho”. Esto da un resultado diferente cada vez, lo que no corresponde al número total de objetos.

2. Contar cada objeto una y sólo una vez (principio de correspondencia)
Ahora bien, si el niño sabe la secuencia pero cuenta algún objeto dos veces o si se salta alguno, no obtendrá el total correcto. Esto, porque a cada objeto debe corresponderle un número. Para esto debe aprender la estrategia de contar separando, lo que evita contar objetos dos veces o saltarse alguno.

3. Entender que el número final representa el total de objetos contados (principio de cardinalidad)
Cuando el niño cuenta el grupo de objetos y se le pregunta ¿Cuántos hay? debe saber que el último número dicho  corresponde al total de objetos. Si el niño vuelve a contarlos, todavía no maneja este principio. Esta noción de cardinalidad es la que más cuesta y la que luego le permitirá contar más rápido dos grupos de objetos al seguir contando desde el número mayor.

 

 

 

 

 

*Si quieres conocer más de este y otros contenidos revisa la oferta de los Cursos de Verano Astoreca 2022

Habilidades y destrezas desarrolladas

Habilidades y conceptos:

  • Aprender a enumerar directa e inversamente
  • Usar números para identificar cantidades
  • Enumerar de cualquier número en adelante
  • Adquirir la conservación del número
  • Flexibilidad del pensamiento
  • Reversibilidad del pensamiento
  • Capacidad de hacer predicciones

Concepto personal e interacción social:

  • Incrementar la coordinación y conciencia del Cuerpo
  • Adquirir mayor autonomía y seguridad en sí Mismo

Aplicaciones futuras:

  • Contar
  • Resolver problemas
  • Entender las operaciones aritméticas
Conteo hacia atrás (conteo regresivo)

Los niños que son hábiles contando hacia delante y hacia atrás, comprenden y son igualmente capaces con el proceso de zumaque con el proceso de resta. Conocer el patrón hacia a delante y hacia atrás le da al niño una línea numérica mental con la que puede resolver problemas. Un niño diestro en ambas habilidades, que tiene seis objetos y ve como alguien saca uno de ellos, sabe que quedan cinco. Un niño que no puede contar hacia atrás, en cambio, debe contar los objetos restantes para saber lo que queda. En muchos casos es más rápido contar hacia atrás que contar hacia adelante para determinar el total.

La habilidad de contar hacia atrás se debe enseñar del mismo modo como se enseñó a contar hacia delante. Comience con un número pequeño y seleccione dos o tres juegos de conteo hacia atrás y juéguelos durante un par de semanas. Luego añada otro número a la secuencia hasta verificar que los niños han comprendido la idea del conteo regresivo.

Entonces podrá aumentar la secuencia, ya que el secreto está en proceder lentamente pues para construir una base sólida el niño necesita tiempo para practicar en cada nivel y obtener éxito y confianza antes de ir al próximo.

*Se adjuntan en descargable actividades y juegos para trabajar el conteo con los niños tanto en grupo grande como en grupo chico.

Evaluación

Antes que usted comience los juegos de conteo evalúe hasta dónde cuenta el niño con seguridad.
La siguiente evaluación le indicará los puntos fuertes y débiles del conteo y de la correspondencia uno a uno. Haga una lista de los nombres de los niños y anote número hasta el que cuentan correctamente (no del que tiene dificultades). A partir de esta lista determine el número para empezar los juegos de conteo. Puede empezar con números que sean fáciles, pero en lo posible, evite practicar juegos que partan en un nivel muy difícil.

*Pauta de evaluación completa adjunta en descargable.

Para comentar y/o calificar, accede con tu email aquí.

Comentarios
Calificación
Cargando...

Recursos vinculados